La magia de la Fotografía sigue presente en mi vida desde el momento que tuve entre mis manos la primera cámara allá por el año 89. La esperada esperanza de las imágenes impresionadas en la plata, siempre me ha generado una gran felicidad. Y sin darme cuenta, rodeado de imágenes estoy.

La Fotografía para mi es ilusión, es compartir, es ver en el espejo de las imágenes el reflejo de uno mismo, es encontrar tu pasado, es revivir instantes del tiempo detenido, es ver con los ojos de tu interior, el alma viva; es un encuentro angelical. Un curioso estilo de vida. Toda una pasión.

Rogelio Camargo


Angeles